Llegando acá supongo que se tiene algún interés en juegos de mesa, mecánicas o diseño de juegos como tal. Este representa el primer intento de un artículo alrededor de estos temas, esto tiene muchas implicaciones que espero se tengan en cuenta a la hora de la lectura.

Este artículo explorará un poco la mecánica de construcción de motor  en los juegos, más específicamente en los juegos de mesa. La mecánica, en general, se representa como cuando ciertas acciones en el juego me dan beneficios permanentes para llevar a cabo más acciones, además estos beneficios no se pierden generando un efecto “bola de nieve”. A continuación veremos y analizaremos alguna encarnación de la mecánica.

Motores económicos

Cuando hablamos de motores económicos nos referimos a juegos que tienen algún tipo de recurso (que explícitamente se conoce como tal), en estos nosotros como jugadores tomamos acciones para optimizar nuestras acciones económicas. Estas acciones pueden ser relacionadas con:

  • Adquisición
  • Transferencias
  • Transformación
  • Valoración
  • Producción

Realmente todos los casi todos los motores que hacemos durante los juegos se pueden reducir a motores económicos, mas no siempre es obvio como ver elementos variados como parte de una economía de recursos.

Caso 1 – Splendor

En Splendor existe un mercado central de cartas compuesto por tres filas con sus mazos respectivos, de cada mazo hay cuatro cartas disponibles para la compra. Cada carta tiene un valor en puntos de victoria, un costo en recursos (joyas) y un descuento permanente de un recurso. Además de este mercado también está el banco central de recursos donde hay cinco tipos comunes (azul, negro, rojo, blanco, verde) y un comodín (amarillo), este banco de recursos es finito. Finalmente hay unos objetivos opcionales de conjuntos de cartas (ej. cuatro verdes y cuatro rojas) los cuales dan puntos extra.

En un turno puede tomar una de tres acciones generales:

  • Tomar recursos comunes
  • Comprar una carta
  • Reservar una carta y obtener un comodín

Durante el juego cada quien irá consiguiendo recursos para intentar comprar las cartas que le interesan. Una vez tiene una carta esta le da un descuento de un recurso de un color para cartas futuras, es acá donde se encuentra la construcción del motor económico del jugador. En el tiempo se van teniendo más y más cartas, a su vez estas aumentan el descuento acumulado por el jugador reduciendo permanentemente los precios de nuevas cartas.

En este juego la mayor parte de la información es pública además el azar solo interviene en el orden de salida de las cartas al mercado. Esto implica que lo que impide a un jugador ganar son sus limitaciones junto con la intervención indirecta de los demás jugadores en el mercado de cartas. Estas acciones indirectas se ven de tres formas principales:

  • Tomar recursos del banco agotando los que otros jugadores necesitan
  • Comprar o reservar una carta que otro jugador tenía en su mira

Ambas de las acciones anteriores son posibles la naturaleza pública de la información del juego, pero no siempre se llevan a cabo pues se debe balancear los intereses propios contra el gastar una acción para perjudicar a otro jugador.

Ya que el juego no tiene un componente de azar en el motor de los jugadores estos siempre saben su capacidad económica y pueden planear respectivamente, el mayor riesgo en el que incurren es ser afectados por las acciones de los demás.

Para visualizar mejor el motor que construye el jugador y la economía del juego podemos usar las siguientes gráficas:

En esta gráfica vemos un ejemplo de una partida y se ve una característica crucial de este estilo de juegos, nuestro motor tiene una tendencia a crecer.

Acá vemos la tendencia general cuando juntamos todos los descuentos, está sería una representación unificada de nuestra capacidad económica en el juego y como esta evoluciona en el tiempo. A pesar de que siempre tengamos más capacidad de adquisición, pues tenemos más descuento los demás jugadores están mejorando la suya también.

Quién ganará el juego es el que pueda construir mejor su motor respecto a los demás jugadores, los objetivos con puntos extra y las cartas disponibles en el mercado. Es importante enfocarse en objetivos específicos pues esto hará que el motor se especialice en lo que debe, pero todas las acciones deben estar contextualizadas en la realidad del juego. Un motor que da un gran descuento en un recurso que no está dando muchos puntos en el mercado puede se uno que no ayude a ganar el juego.

Este juego tiene una economía sencilla pero profunda, donde los valores relativos de las cosas pueden variar entre partidas y turnos, por ejemplo si ningún objetivo con puntos extra pide cartas verdes eso significa que estas no tienen un valor agregado, pero a su vez serán mejor codiciadas. Además la configuración actual de las 12 cartas del mercado guiará las acciones de los jugadores quienes facilmente terminarán compitiendo por cartas y objetivos. Sin el mercado y recursos limitados la construcción del motor de descuentos no sería tan interesante ni retadora como lo es.

Comments (2)
  1. Muy interesante, creo que 7 wonders y 7 wonders duel encajan a la perfección en la descripción, aunque emplean mas mecanicas. ambos son juegos que en lo personal me gustan mucho, en especial el Duel.
    Sin embargo no esto de acuerdo en que lo único que impide al jugador ganar sean sus limitaciones. hay ocasiones en que sale la carta que uno necesitaba justo en el momento preciso y te catapultan a la victoria, esto me pasa de seguido en 7 wonders duel. En mi opinión, si bien el componente estratégico es muy alto, no desestimaría del todo la suerte en el orden de salida de cartas.

    • Claro tienes toda la razón, 7 Wonders tiene algo de está mecánica y muchos juegos más, la idea es poco a poco ir hablando de algunos de ellos.
      Tienes razón en que hay un componente de suerte en el juego, aunque no lo categorizaría como un juego en el que la suerte sea el factor predominante. Viene siendo parte del rol de los jugadores trabajar con la suerte ya sea para usarla o mitigarla. Igual es difícil tener una estrategia ganadora que se base en la suerte, aunque sí se pueden dar situaciones como el ejemplo que diste.

Comments are closed.