¡Saludos a todos los lectores de La Mesa! Les escribo desde tierras lejanas para traerles algo que le hace falta a este blog: ¡Miniaturas!

Quienes sigan el Podcast habrán tal vez escuchado el episodio 23 – La guerra en miniatura donde aparecí por primera vez en el mundo de La Mesa y abordamos el tema de los juegos de miniaturas. Pero no se preocupen si no lo han escuchado que en este artículo vamos a empezar desde el principio.

¿Y este man quien es?

Un fanático de los juegos de miniaturas, juegos de rol y el ocasional juego de mesa (sí, en ese orden). Como Andrés y Alejandro están muy ocupados contando puntos de victoria y moviendo meeples, me invitaron a ayudarles a cubrir el mundo de los juegos de miniaturas.

Mi recorrido por este hobby comenzó con la caja básica de Warhammer de sexta edición que compré para jugar con mi hermano, antes de saber qué era un juego de mesa o de minis. Nosotros simplemente queríamos jugar Warcraft II en la mesa del comedor.

La caja que lo inició todo

Desde entonces he dedicado mis tardes a ensamblar, pintar y jugar diferentes juegos de miniaturas, desde batallas históricas en la edad oscura hasta escaramuzas futurísticas, pasando por una buena dosis de magia y dragones para redondear.

Ahora espero poder compartir con La Mesa mi pasión por estos muñequitos.

Ok, pero… ¿Qué es un juego de miniaturas?

https://www.penny-arcade.com/ es absolutamente genial!

Pero por lo general se trata de juegos con fichas elaboradas sobre un tablero que intenta representar un tipo de terreno específico y que por lo general simula una batalla o conflicto entre dos bandos. El aspecto bélico es tan sobresaliente que en inglés se llaman incluso “miniature wargames” (juegos de guerra en miniatura). Si desean una buena introducción histórica les recomiendo este vídeo (en inglés).

Para mi hay ciertas características generales que definen a estos juegos:

  • Cada jugador tiene sus propias miniaturas.
  • Las miniaturas requieren de ensamblaje o pintura.
  • El tablero consta de elementos de escenografía detallados.
  • Las distancias sobre el tablero se miden en centímetros o pulgadas (a diferencia de casillas).
  • Se utilizan dados para determinar el resultado de algún enfrentamiento.
  • Las reglas están contenidas en uno o varios libros que se compran por separado a las miniaturas

Sin embargo existen ciertos juegos que no cumplen algunos de los puntos mencionados, y no por eso dejan de ser juegos de miniaturas. Y aunque sé que existen puristas que no consideran ciertos juegos como parte de esta categoría, para mi no vale la pena alegar por esas definiciones.

Por ejemplo:
X-Wing se juega con miniaturas que vienen pintadas y armadas al comprarlas. Además se juega usando plantillas predeterminadas de movimiento.

Tiene cara de juego de minis, ¿no?

Battletech se juega utilizando casillas hexagonales sobre un mapa plano:

¿Miniaturas? ¡Si, señor!

Memoir ’44 se juega sobre un tablero plano, con elementos de escenografía en 3D, utiliza dados y cartas, pero todo el juego viene contenido en una sola caja…

Hmm se puso difícil la cosa…

kartoffelkrieg se juega con…¿papas?…en cualquier superficie, y las reglas son gratis…pero se usan dados…y hay que ensamblar los componentes… Las reglas las encuentran AQUÍ.

¡Auxilio!

Como pueden ver existe una variedad gigante en estos juegos y muchos son muy parecidos a los juegos de mesa en diferentes aspectos. Muchos juegos modernos han también adoptado mecánicas de juegos de mesa y han hecho que la linea entre estos se haya vuelto más difusa.

Conclusión…mas o menos

Para mi lo que hace a estos juegos algo especial más allá de las definiciones es la capacidad que tienen de evocar el conflicto que representan, ya sea a través de la estética o de las mecánicas del juego.

El hecho de pintar y armar las miniaturas y crear el campo de batalla crea, para mi, una conexión adicional con cada pieza que simplemente no existe con una pieza de un juego de mesa cualquiera.

Un Hellcat se prepara flanquear a un grupo de Morats en el juego Infinity
Saga, un juego en que soldados Anglo-Daneses difienden su aldea de saqueadores Vikingos

La idea con esta serie de artículos es explorar más a fondo diferentes juegos de miniaturas y ver qué es lo que los hace únicos e interesantes. Estoy seguro de que existe algo para todos los gustos.

En mi próximo articulo voy a hablar sobre un juego que rápidamente se está convirtiendo en uno de mis favoritos: Bushido.